menu_superior

LA CALIDAD DEL SOFTWARE NO ES UN LUJO

LujosSupongo que a muchos se nos viene a la cabeza el eslogan publicitario de una cadena de supermercados al leer el título del post. Es cierto que eso de “la calidad no es cara” se parece bastante a “la calidad del software no es un lujo” al menos en la superficie, porque de fondo la calidad de software sí es “cara”: es una inversión que requiere una dotación económica importante que, eso sí, es inferior a los destrozos provocados por software sin calidad.

Entrando más al detalle a la cuestión de la calidad, quiero recordar el post que escribí hace algún tiempo “La calidad no es como poner azúcar en el café” en el que me posicionaba a favor de que la calidad forme parte del proceso de construcción de software. Continuando en esa línea, podemos ampliarlo para contemplar no sólo al proceso, también al producto. La calidad forma parte del proceso y es parte del producto, es decir, es algo inherente del producto software, no algo que se añade “después” ni a uno (el proceso) ni a otro (el producto). No se puede hacer un producto CON calidad y el mismo producto SIN calidad porque el producto sin calidad no es un producto, al menos no es producto que el cliente quiere.

Calidad y lujo

Más que con un producto que cumpla las expectativas y satisfaga los requisitos, habitualmente la palabra calidad tiene que ver con algo lujoso y no con lo que expresó el cliente o el usuario. Esta noción de la calidad como lujo hace mucho daño en la construcción de software porque construir software de calidad se identifica con un software que cuesta más porque tiene características lujosas, es decir que implican un refinamiento innecesario, que aportan glamour y diseño y restan funcionalidad… En resumen, que se usarán poco. Esto es falso. La calidad de software implica factores como los siguientes:

  • Funcionalidad
  • Fiabilidad
  • Seguridad
  • Mantenibilidad
  • Portabilidad
  • Usabilidad

La lista no pretende ser exhaustiva, está copiada de la ISO-9126 y para ilustrar el post creo que es perfecta.

Evidentemente estas características no hay que llevarlas al extremo, si no al nivel requerido por el producto. Cada uno de los elementos de esta lista estará ponderado por el uso específico que se vaya hacer del software, no tiene mucho sentido hacer usable un software que no tiene interfaz de usuario, ni seguro un driver para el ratón… Esto si que puede ser un lujo, invertir en un nivel de calidad que no es necesario para el contexto del software.

,

Comments are closed.