menu_superior

Guia para testers fuera de la empresa

http://markgraf-ave.tumblr.comComo ya he anunciado en algún momento, el pasado mes de Mayo dejé mi actividad como profesional autonomo freelance independiente para integrarme en el equipo de Application Lifecycle Management (ALM) de HP Software Professional Services. Durante los dos años que he desempañado la actividad de manera independiente he llevado a cabo muchas iniciativas (con resultados dispares), he aprendido mucho y me lo he pasado muy bien. Las razones del cambio se reducen básicamente a una: es un reto personal trabajar para una compañía tan grande, tan diversa, tan conocida y tan exigente como HP (en algún momento se me ha pasado por la cabeza escribir un post profundizando sobre el cambio, no sé si finalmente venceré el pudor).

Todo esto viene a cuento porque hace algunas semanas, alguien me preguntó sobre mi actividad como autónomo porque contemplaba esta posibilidad como una salida profesional. La charla fue breve y quedamos en retomarla más adelante, pero me dio por analizar y escribir algunas cosas que me hubiera gustado que me contaran antes de convertirme en profesional independiente. Los siguientes puntos no pretenden ser una lista extensa y completa, simplemente orientar a los que se lo estén pensando (o a los que se lo piensen alguna vez).

Guia para testers fuera de la empresa

1.- Planteate qué quieres hacer y cómo lo quieres hacer. Olvidate de los trámites, para eso hay especialistas, centrate en el producto que quieres generar o servicio que quieres prestar. Es recomendable conocer algo de la filosofía LEAN. No soy un radical de estas cosas, pero la idea está bien: no inviertas mucho tiempo en desarrollar un producto, crea algo básico y que funcione para ir al mercado cuanto antes y que sea el cliente el que te diga como mejorarlo.

2.- Analiza tu actividad en los últimos años, qué te gustaba, qué hacías bien, qué feedback tenías,… No hagas “de todo”, incluso si sabes hacerlo, incluso si está bien pagado, un encargo atendido fuera de tu cartera de servicios es un tiempo que no has invertido en perfeccionarla.

3.- En general las empresas contratan en 2 periodos al año: febrero-marzo y septiembre-octubre. Fuera de estos periodos hay oferta, pero es escasa y suele ser de color marrón ;-). Ten claro que si en diciembre no has vendido nada lo más probable es que tampoco lo hagas hasta febrero o marzo. Esto aplica igual en el periodo vacacional de verano: si no has vendido nada en junio, seguramente no tengas pedidos hasta octubre.

4.- Trabaja la “preventa”: redes sociales, blogs, eventos, etc. Es más fácil que te contrate alguien que te conoce y que sabe lo que haces.

5.- Productos “complementarios”. Digamos que todos tenemos un core que es lo que sabemos hacer. Alrededor de ello se pueden vender otros productos y servicios: consultoría, formación, coaching, ponencias, libros, etc. La mayoría de estos productos complementarios son muy agradecidos porque una vez hecho el esfuerzo de “traerlos al mundo” casi no tienen mantenimiento y su rentabilidad (y reutilización) es muy alta.

6.- La ansiedad no te ayuda, asume que habrá meses sin facturación. Obviamente no es una situación ideal, pero el tiempo libre viene muy bien para gestionar la burocracia, formarte, leer, asistir a eventos, etc. incluso cuando tengas trabajo, viene bien dejar huecos para gestionar tu actividad.

7.- Gestiona los flujos de caja: ten en cuenta que hay meses sin facturación y que pueden coinncidir con las liquidaciones de impuestos, ten siempre reservas económicas.

8.- Comparte conocimiento. Sin miedo, si lo que haces tiene valor añadido nadie podrá hacerlo como tu. El conocimiento que tienes será aprovechado por alguien que seguramente te ponga como referencia o te de feedback de como le ha ido, etc. En todos los casos es una ganancia.

, , ,

Comments are closed.