menu_superior

El tester ágil como fusión de perfiles (I)

El tester agil como fusión de perfilesEste post forma parte de una pequeña serie que tengo intención de escribir para profundizar en la figura del “tester ágil”, entendiendo como tal al tester que desarrolla su actividad dentro de un modelo de desarrollo ágil. En principio la serie no tiene una duración concreta, de momento tengo 3 posts en mente, pero es posible que a la larga acabe ganando contenido y se convierta en uno de los topics del blog.

Introducción, ¿Cómo nace todo esto?

A principios de 2015 tuve la ocasión de impartir un curso sobre “testing funcional en entornos ágiles usando scrum”. La idea era plasmar en un curso algunas de las experiencias que habia tenido en este campo y acercar el horizonte ágil a los testers que lo desconocieran. La experiencia no estuvo a la altura de lo esperado, básicamente porque el enfoque del curso partía de un perfil de tester concreto y algunos de los asistentes estuvieron poco desconectados porque la figura sobre la que giraba el contenido no era la que ellos conocían o esperaban.
De esta experiencia, saqué dos conclusiones importantes:
  • En un curso “publico” hay que seleccionar a los asistentes de una manera rigurosa para evitar la heterogeneidad. Si no es factible te enfrentas a lo mismo que me pasó a mí: que la variedad te haga dar varios cursos paralelos y aún así alguien quedará descontento.
  • El perfil del tester no es único… Toda la experiencia pone de manifiesto con estruendo que el perfil del tester depende del contexto en el que lleva a cabo su trabajo.
Pasado el disgusto inicial, me puse a darle vueltas a este tema y empecé a generar los contenidos que voy a ir publicando por aquí y que han dado lugar a distintas ponencias del último trimestre de 2015: Estuve en el Meetup de Management 3.0, en el evento Peopleware Agile Management y, por último, en un AfterTest haciendo una comparativa entre Testing Ágil y Testing Convencional.

Los perfiles del tester

Mis primeras reflexiones me llevaron a agrupar los perfiles de tester en grandes grupos para ver qué aptitudes y actitudes tiene cada uno. en principio salen dos grandes grupos:
  • Testers de caja blanca. Son aquellos que están más cerca del código y que, fundamentalmente, realizan este tipo de pruebas a muy bajo nivel. Tipicamente son desarrolladores, es decir, no tienen una visión de extremo a extremo (end-to-end) de las pruebas, únicamente ven el código de manera aislada con respecto a la funcionalidad solicitada por el negocio.
  • Testers de caja negra. Son aquellos que están más cerca del negocio y que realizan pruebas obviando el código y poniendo el acento en la funcionalidad, o mejor aún: en el sistema completo. Tampoco tienen una visión end-to-end y no tienen porqué interactuar con los desarrolladores.

A mi modo de ver, ambos son necesarios, es decir, no hay uno que predomine o mejor aún: tanto un perfil como el otro me parecen incompletos, ya que ninguno cubre el proceso completo. Esto es un problema porque no se puede “aislar” al software del negocio, conocer el negocio y sus necesidades es tan importante como conocer la tecnología y sus posibilidades. Por lo tanto lo ideal sería ensanchar el ámbito de actuación del tester y dotarle de visión para que pueda intervenir a lo largo del ciclo de vida, hay que pensar en un tipo de tester que podríamos llamar “universal” que se especialice y que de servicio tanto al nivel unitario como a nivel de sistema.

, ,

Comments are closed.