menu_superior

Cuanto se tarda en hacer un plan de pruebas (II)

CuantosetardaenhacerunplandepruebasEste post es la continuación de Cuanto se tarda en hacer un plan de pruebas (I)

Sí, merece la pena hacer un plan de pruebas por dos cuestiones: primero por que el ejercicio de planificar nos proporciona perspectiva: problemas que habrá que resolver, riesgos potenciales (y su probabilidad de materializarse), plazos, pasar del proyecto a la suma de tareas, etc. La segunda es por que el plan es una guía, un mapa que nos permite avanzar de manera ordenada y sistemática con un objetivo. Si no hubiera plan sería dificil saber qué hemos hecho y qué nos queda por hacer, tener una estimación de tareas pendientes, de riesgos que debemos controlar, prioridades, etc.

El esfuerzo a emplear debe ser proporcional a la probabilidad de cambio de las circunstancias en las que nos desenvolvemos, es decir, si existen incertidumbres o riesgos la el plan de pruebas debería requerir menos esfuerzos que si el contexto es inestable. Lo más apropiado es invertir un tiempo mínimo en el plan para encajar los cambios en el momento en que se manifiesten. Por ejemplo, incluir de manera más detallada las tareas de testing en el corto plazo y dejar de manera más general las tareas en el medio y largo plazo.

Planes y planificación por fases y despliegues

Un mecanismo que es muy útil es hacer varios planes con un alcance muy limitado, tanto en funcionalidad como en tiempo. Por ejemplo dividir en fases las entregas si estas son frecuentes, o por semanas, de tal forma que la inversión de esfuerzo en realizar el plan de pruebas no sea superior a 1 jornada. Salvo casos muy especificos con 1-2 jornadas tiene que ser suficiente para hacer un plan de pruebas. Esto nos obligará a ser extremadamente concisos con el contenido, nos impide divagar por que si intentamos detallar cada transición entre pantallas, cada campo, cada botón… la sola descripción del plan de pruebas se hará eterna. Lo mejor es ir a lo importante, qué pasos hay que dar y qué acciones hay que ejecutar, resultados esperados, etc… y dejar que el tester “ponga un poco de su parte”, que explore, que sea creativo.

Algunos se llevarán las manos a la cabeza cuando hablemos de planes de prueba en los que invertimos una jornada. A mí realmente lo que me extraña es que alguien dedique mucho más tiempo de una sola vez. Es decir, hagamos el plan “a plazos”, centrémonos en ejecutar las pruebas, que es lo que es realmente importante. La descripción del plan podemos hacerla poco a poco con la idea de maximizar la inversión que hacemos definiendo el plan. Al empezar este post no tenía en mente esta comparación, pero es como un sprint en agile, tenemos un product backlog y de ahí vamos tomando trozos que implementaremos en cada sprint. Básicamente la idea es la misma: del mega plan de pruebas que alguien quiere hacer de una tacada, nosotros elegimos un trozo y lo detallamos (dejando margen para que el tester aporte) en un tiempo reducido. Lo haremos 100 veces si hace falta, y serán 100 jornadas, pero es mejor invertir 100 jornadas por fases y adaptarse a los cambios que puedan desencadenarse que hacer las 100 jornadas seguidas y que cuando lleguemos al final alguna parte haya cambiado.

Como siempre, esto no es un dogma y por lo tanto puede haber circunstancias que aconsejen tardar más: unas pruebas de aceptación, pruebas en entornos donde nunca se hicieron pruebas, software especialmente problemático, no hay pruebas anteriores… El contexto siempre, siempre es lo más importante.

  • Enrique Sánchez

    En Agile lo que a mi más me ha funcionado es sentarme primero con el Product Owner y detallar el Acceptance Criteria para cada User Story y después sentarnos todo el equipo marcando una tiempo concreto para escribir el plan de pruebas. La idea es que estas reuniones no sea muy largas (como mucho dos horas) para centrarse en lo más importante y no empezar con discusiones “filosóficas” sobre lo que es, lo que debería ser y lo que será.

    En el libro de “How Google Tests Software”, James Whittaker hablaba de que él era todavía más “nazi” y decía que todos sus plannings de pruebas eran de una hora y todo lo que no entraba en ese tiempo no se probaba.

    Un saludo